De crucero por Alaska: Un paraíso natural

El estado de Alaska es uno de los mejores destinos del mundo para disfrutar de la naturaleza. Al ser un territorio de vasta extensión y población escasa, impacta la belleza del paisaje natural, los parques nacionales y las montañas. Visitar Alaska es todo un desafío por su enorme extensión y el difícil acceso a las zonas más remotas, con abundancia de fauna y flora. La solución idónea para superar el desafío es hacer un crucero, que además es una manera excelente de ver algunos de los rincones más hermosos de Alaska y su fauna abundante. Hay varias compañías de cruceros que recorren algunas de las zonas más bellas de la costa de Alaska. Casi todas las compañías operan durante los meses de verano puesto que las frías temperaturas de Alaska impiden salir de travesía en otras temporadas. Solicite ahora su autorización ESTA para visitar el magnífico estado de Alaska este verano.

alaska1

La mayor parte de los cruceros que van a Alaska salen de San Francisco, Seattle o Vancouver, Canadá. Por lo general tienen una duración entre 7 y 10 días, dependiendo de la ciudad de partida, ya sea en EEUU o Canadá. Los cruceros de una semana por Alaska suelen tener el siguiente programa:

Día 1: Salida de Seattle o Vancouver, Canadá, y primer día de navegación.

Día 2: Llegada a Sitka, Alaska. Sitka fue la histórica capital rusa de Alaska que recibió el nombre de Nuevo Arcángel. Uno de los puntos de interés más destacados de Sitka es la catedral ortodoxa de Saint Michael, una réplica reconstruida de la catedral rusa original que quedó destruida por un incendio en 1966.

 
 
alaska2

Día 3: Parque Nacional y Reserva de la Bahía de los Glaciares. Se trata de un parque de Alaska espectacular, con aguas cristalinas y fauna abundante: ballenas, focas, osos, águilas de cabeza blanca y nutrias marinas. Uno de los atractivos del Parque Nacional y la Reserva de la Bahía de los Glaciares es la posibilidad de presenciar el derrumbe de trozos de hielo en el mar, un espectáculo sobrecogedor que a veces ocurre ante los ojos de los visitantes.

 
 
alaska3
 
 

Día 4: Juneau, Alaska. En la capital de Alaska son muchos los puntos de interés, desde glaciares espectaculares hasta las vistas maravillosas de las montañas y el agua que la rodean.

 
 
 
 
 
alaska4
 
 

Día 5: Ketchikan, Alaska. Es una ciudad de casi 8.000 habitantes que tiene la mayor colección del mundo de postes tótem: esculturas monumentales talladas por indígenas de Alaska y de la región noroeste del Pacífico que a veces tienen hasta 18 metros de altura. Una atracción fascinante para todo visitante.

 
 

Día 6: Día de navegación.

Día 7: Regreso al puerto de salida.

Hacer un crucero por Alaska es una experiencia inolvidable que invita a apreciar lugares maravillosos de fauna y naturaleza impactantes. Una de las grandes ventajas de los cruceros es la comodidad de alojarse en el barco durante todo el viaje, sin tener que recurrir al avión ni recorrer largas distancias por las carreteras de Alaska para apreciar su espléndida belleza. Otra ventaja es la posibilidad de acercarse a puntos estratégicos de difícil acceso, como el Parque Nacional y Reserva de la Bahía de los Glaciares. Contemplar de cerca ballenas jorobadas, focas y nutrias marinas, además de osos atrapando peces, no es algo que se vea todos los días. Nuestra recomendación es que reserve su crucero por Alaska cuanto antes porque sólo operan durante cuatro meses al año y están muy solicitados.